Columna y Apoyo de la Verdad



Septiembre 17, 2010

por Donald Heinz


Para que si tardo, sepas cómo debes conducirte en la casa de Dios, que es la iglesia del Dios viviente, columna y apoyo de la verdad. (1 Timoteo 3:15)


¿Cuál es la institución divina que Dios escogió para proteger y promover su Palabra en el mundo? La iglesia que Cristo fundó es esa institución divina, escogida. Al comienzo de la historia en Génesis, Dios estableció la familia, la primera institución divina. Y a través de ella trató con la humanidad por varios siglos. No había ninguna Palabra escrita de Dios, aunque una tradición oral se traspasaba de una generación a otra.

Después El estableció naciones humanas y específicamente Israel como institución divina. Y a través de ella comunico el Antiguo Testamento. “Mucho, en todas maneras. Primero, porque ciertamente a ellos les ha sido confiada la palabra de Dios” (Romanos 3:2). La nación de Israel poseía las Palabras de Dios y las preservaba durante siglos de copias de copias.


Esta rica historia se une a la nuestra en el Nuevo Testamento. Cuando Cristo se paro en el Templo de Jerusalén y dijo, “Vuestra casa os es dejada desierta,” El está marcando una clara transición. La autoridad divina para operar y representar el nombre de Cristo era para la iglesia que El había fundado comenzando con el llamado a los apóstoles. “Y a unos puso Dios en la iglesia, primeramente apóstoles,” (1Corintios 12:28). Y el encargo de ese iglesia según Pablo era el de ser “columna y apoyo de la Verdad.” Entonces, tenemos que preguntar…


¿Qué es la iglesia?


La definición de la palabra iglesia se torcido sobre los siglos. Hoy la palabra señala todo desde el edificio dónde la congregación se reúna hasta una denominación mundial de congregaciones de una persuasión teológica. Pero, la palabra bíblica (gr. – eklesía) simplemente significa una asamblea o congregación individual. En el Nuevo Testamento no existía ninguna denominación. Las iglesias no se organizaban en convenciones o asociaciones. No hay evidencia de reuniones anuales de iglesias regionales. La palabra presidente con referencia a una iglesia es producto del esfuerzo de cumplir con la ley de culto. Nunca esa frase se usa con referencia a un oficio de las congregaciones. O sea, no hubo ningún organismo bíblico más grande que una congregación local. Y si nosotros queremos imitar el modelo bíblico, no lo tendremos tampoco.


Entonces, es la congregación local que tiene el deber de ser la ‘columna y apoyo de la Verdad.’ No es responsabilidad de una sociedad bíblica, ni una casa de publicaciones, ni una editora cristiana. La iglesia que Cristo formó en su ministerio terrenal es el organismo que El quiere usar para promover y preservar su Palabra. Así El puede recibir la gloria.


Cuando uno actúa de una manera que indica que Cristo es más sabio que el hombre, uno le está dando gloria. Si Cristo estableció una iglesia y a ella la dio sus Palabras, y la encargó a proveer esas palabras a otros aún en otros idiomas, entonces, nosotros no podemos hacer algo mejor. Cristo pudo haber comenzado una convención o casa publicadora en su día. Pero, no lo hizo. Esto es porque Él sabe hacer las cosas mucho mejores, y dio esa responsabilidad a su iglesia. Ahora…


¿Cómo es columna y apoyo de la Verdad?


Si la iglesia es ‘columna y apoyo de la Verdad,’ ¿qué quiere decir eso? ¿Qué es el trabajo de ser ‘columna y apoyo de la verdad?’


En primer lugar, Dios dio el Nuevo Testamento a través de y para la iglesias del Nuevo Testamento. Una gran parte de las epístolas fueron escritas a iglesias. Las demás fueron escritas por hombres que trabajaban iniciando iglesias. Pedro en algún momento dejó Jersusalén para evangelizar diferentes partes de Judea. Lucas atendía a Pablo en sus viajes misioneros, el los cuales comenzaba iglesias. Marcos también acompañaba a Pablo en el principio, y al fin de su ministerio. Es imposible guardar el Nuevo Testamento siendo infiel a la iglesia que Cristo fundó, porque la mayor parte de las enseñanzas se dieron en el contexto de la congregación local.


Por lo tanto, es el trabajo de la iglesia mantener la sana doctrina. Cuando hablamos de ‘la verdad,’ por su puesto estamos hablando de las verdades que nos enseña el Nuevo Testamento. Por eso Pablo prohibió contacto con personas que enseñaba y causaban divisiones en contra de la doctrina que hemos aprendido (Rom. 16:17). Además, cuando una iglesia encuentre un falso profeta enseñando otra cosa, debería expulsarle de la comunión de los hermanos (1Ti. 4:7; Tito 3:10).


Pero, yo creo que 1 Timoteo 3:15 también nos enseña que ha sido y es todavía el deber de la iglesia local defender las Santas Palabras que Dios dio en el Antiguo y Nuevo Testamentos. No es el trabajo de la sociedad bíblica. La casa de publicaciones cristianas no tendrá que darse cuenta ante Dios si no ha hecho su trabajo como corresponde, porque las Escrituras nunca dijeron que ellos tenían esa responsabilidad. El Nuevo Testamento solamente demanda que la iglesia sea columna y apoyo de la verdad — la Biblia.


Santifícalos en tu verdad: Tu palabra es verdad. (Juan 17:17)


Se le encomendó el Nuevo Testamento a la iglesia, no para que lo perdiera. Recibieron la Verdad para mantenerla. Estamos hablando de la preservación de las mismas Palabras que Dios dio en el primer siglo después de Cristo. Entonces, la iglesia tiene que tener una opinión. Y la iglesia tiene que tomar decisiones que reflejan su convicción sobre esta doctrina.


En los seminarios, cuando enseñan teología sistemática, casi siempre comienzan con bibliología. ¿Por qué? Porque la Biblia es el fundamento de toda otra doctrina. Sin una Biblia, no tendríamos verdad hoy en día. Es el fundamento de los fundamentos en cierto sentido.


Sin embargo, existe una horrible ignorancia en la iglesia sobre este tema. Muchos hermanos sinceros ni siquiera saben quién hizo la primera Biblia española directamente del hebreo y griego. Otros no saben que la preciosa Reina-Valera no es igual a los textos antiguos de Reina y Valera por separados. Entonces, la Palabra se puede manipular y cambiar.


Es tiempo que la iglesia vuelve a formar una opinión bíblica sobre este tema. Y cuando digo ‘la iglesia’ no quiero señalar tan solo el pastor y los líderes. Me refiero a todos los hermanos. Todos nosotros debemos entender qué significa inspiración plenaria. Aun el hermano mas humilde tiene que tener una convicción en cuanto a la preservación de las Palabras de Dios.


Ademas, no haría ningún daño a las iglesias que tuvieran una buena cantidad de hermanos con copias de las antiguas Reina-Valera y el Texto Recibido. Estas cosas son muy accesibles en software bíblico gratuito. Y con los números de Strong y diccionarios, podemos todos defender la pura Palabra de Dios.


Cada iglesia debe estudiar bibliología y establecer la biblia estándar de la iglesia, según convicciones bíblicas de sana doctrina. Muchas iglesias y predicadores hoy están siendo guiados por prejuicios y pre-conceptos en vez de sana doctrina. Están siendo engañados por verdaderos herejes a causa de la ignorancia.


Es necesario que cada iglesia con la guía de su pastor eliga una Biblia pura según la doctrina de divina preservación de las Palabras de Dios. El editor de la Valera 1862 no tenia esa convicción. Los editores de la Valera 1909 tampoco. Menos los editores de la RV 1960. Entonces, cada iglesia debe adoptar como versión estándar para su iglesia o la 1602 Purificada o la Reina-Valera-Gomez. Yo creo que la RVG es mejor.


Y teniendo una pura Biblia, la iglesia debe tener la visión de promoverla. Puede cooperar en su publicación. Debe participar en su distribución. Las iglesias que promueven versiones con corrupciones cuando hay Biblias mas puras disponibles, están desobedeciendo 1 Timoteo 3:15. Las iglesias que mandan sus miembros a comprar una RV 1960 están apoyando las perversiones que publican las Sociedades Bíblicas Unidas. Eso no es hacer los que 1 Timoteo 3:15 enseña.

14 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo