¿Traducción o Tergiversación?


por Donald Heinz


Al evaluar cambios en cualquier traducción de la Biblia es importante hacer distinción entre problemas de traducción y cambios que reflejan la influencia de un texto base corrompido, o la diferencia entre traslación y traducción. El tema de traducción es bastante complicada y muchas veces no existe un regla que le dice cómo tiene que ser la traducción de un modismo en un idioma que no existe en el idioma “blanco”. Y por esa razón la traducción va a aparecer cambiada.


Por ejemplo, Mateo 1:18 en el griego dice del embarazo, “εν γαστρι εχουσα,” que significa literalmente “en vientre halla.” No es posible trasladar directamente esta frase tal cual al español. Tampoco es posible trasladarlo a otros idiomas tal cual, como al inglés. Entonces, el traductor tiene que discernir el significado y encontrar la frase más apta en su idioma. En este caso el español en la RV 1602 aparece la frase “estar preñada.” Esa frase no se usa hoy comúnmente para referirse a un embarazo. Entonces, hoy las Reina-Valeras dicen “haber concebido.” Esta no es una traducción literal, y puede dar la impresión que el traductor no valoraba las mismas palabras inspiradas del original. Pero, el problema es que una mera traslación perjudica el significado. O sea, la traslación no se entiende. Entonces, el traductor tiene que hacer algo de interpretación en su trabajo para encontrar la frase más apta. Esto se llama “equivalencia funcional,” también conocido como “equivalencia dinámica.”


Eugenio Nida es el supuesto “Padre de la Equivalencia Dinámica.” Y no existe la menor duda que Eugenio Nida tuvo un tremendo impacto en la ciencia de traducción. Sus libros y manuales son usados en clases seculares y cristianas de lingüísticas y traducción. Y es cierto que en muchos aspectos él creó importantes sistemas por los cuales los traductores hoy pueden hacer trabajos mucho más profesionales y precisas de traducción. Sin embargo, traductores de la Biblia y otros libros han conocido esta realidad de traducción por muchos siglos. Este concepto no es nuevo, y ha sido aplicado a la traducción de las Escrituras siglos antes que Eugenio Nida siquiera había nacido.


Otro ejemplo bíblico sería Romanos 6:2. Donde la Reina-Valera dice “En ninguna manera,” el griego dice “μη γενοιτο.” Esto es una combinación de “no” y “ocurrir” o “suceder,” y es una exclamación o interjección. Pero, no sería posible traducirlo “no ocurra” literalmente, porque no hablamos así en español. Entonces, los traductores eligieron poner “En ninguna manera.” Ahora, cuando hicieron eso, puede aparecer que agregaron unas nuevas palabras a la Biblia. Pero, la realidad es que estaban buscando la mejor forma de comunicar el sentido del dicho. Y lo hicieron bien. Y la clave aquí es que los Textos Recibido y Crítico están de acuerdo en este versículo. Por ende no hay controversia con esta traducción.


Sin embargo, otros versículos de las Reina-Valeras son cambiadas, no buscando la mejor expresión en el “idioma blanco,” sino son un esfuerzo de asemejarlo en el lenguaje a un texto errado. En los cambios textuales que hemos visto en esta página y muchos más, los revisores de la Reina-Valera hicieron varios cambios con la intención, no de ayudar al entendimiento del versículo, sino de seguir el Texto Crítico. Son esos cambios que no son tolerables. Hay varios ejemplos en esta página, y habrán más.


Un ejemplo sería el cambio en Hechos 20:28. La Valera 1602 decía, “… la iglesia de Dios…” En la RV 1862 esto se cambió a “…la iglesia del Señor…” Y esto es porque el los críticos del Texto Recibido dijeron que los textos más antiguos y confiables lo tenían así. Ahora, ¿qué pasa? Un versículo que antes enseñaba claramente la deidad de Cristo, y no lo enseña. En la RV 1865 se corrigió de acuerdo con el Texto Recibido y la RV 1602. Pero, en 1909 y 1960 decidieron aceptar y mantener el cambio según el Texto Crítico.


Es por cambios así que F. H. A. Scrivener decía que el Texto Crítico era el “texto más depravado que haya sido imprimido.” Y en vez de justificar tales cambios, debemos denunciarlos, reconociendo que en algunos casos habrá que traducir legítimamente en vez de trasladar directamente.



Acerca del Autor: Donald Heinz sirvió como misionero en Chile por más de 20 años.

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo