top of page

Westcott y Hort: sus herejías y actividades ocultas





En el año 1881, dos críticos textuales ingleses publicaron un texto griego del Nuevo Testamento que ya es conocido como el Texto Crítico. Sus nombres eran Brooke Westcott y Anthony Hort. El nuevo texto griego que publicaron era muy diferente al de las Biblias tradicionales que las iglesias siempre han utilizado. Este texto griego de Westcott y Hort era completamente nuevo, o sea nunca había existido un texto así anteriormente. Esto es porque fue una nueva combinación de dos textos diferentes; Vaticano y Sinaítico.[1] Este nuevo texto híbrido fue destinado a remplazar el Texto Recibido, y ser la base textual de casi todas las traducciones modernas.


Los hombres que publicaron este nuevo texto literalmente cambiaron la Biblia que usa la mayoría de los creyentes. Por siglos, los cristianos usaron traducciones basadas en la Biblia tradicional, que es el Texto Recibido. Pero ahora la mayoría de las traducciones estarán basadas en el nuevo Texto Crítico de Westcott y Hort, una combinación de Códice Vaticano y Códice Sinaítico que nunca había existido antes.


¿Fue sabio para el cristianismo moderno confiar en dos hombres para cambiar la Biblia tradicional? La respuesta es definitivamente no. Esto es aún más obvio cuando estudiamos exactamente quiénes eran Westcott y Hort. Hoy en día tenemos sus libros y cartas que escribieron; estos muestran mucho acerca de las creencias y carácter de estos dos hombres.

Westcott y Hort eran hombres que no creían en muchas de las doctrinas ortodoxas del cristianismo. Por ejemplo, Hort dijo en una carta: Las doctrinas positivas, aun de los evangélicos, me parecen pervertidas más que incorrectas. Temo que todavía hay diferencias más serias entre nosotros en cuanto al tema de la autoridad, y especialmente la autoridad de la Biblia.[2] Hort tenía creencias muy diferentes a las del cristianismo ortodoxo en cuanto a la autoridad de la Biblia en la vida de un cristiano.

El hecho de que Westcott y Hort no creían en la autoridad de la Biblia es muy evidente. También es evidente que aborrecieron la Biblia tradicional que siempre había sido usada por las iglesias. Hort llamó a la Biblia tradicional el "Texto Recibido Vil".[3] La evidencia muestra que Westcott y Hort tenían un gran desprecio por el texto bíblico que fue usado desde el tiempo de los apóstoles; esto debe causar mucha preocupación. Hort dijo en una carta: Piensa en este Texto Recibido vil que se inclina a los manuscritos más recientes; es una bendición que hay otros más antiguos.[4] Por llamar a la Biblia tradicional "vil", es obvio que ellos tenían poco respeto para las Escrituras tradicionales.

En adición a la autoridad de las Escrituras, Westcott y Hort negaron muchas otras doctrinas ortodoxas de la fe. En cuanto a una creación literal, Westcott escribió: Nadie ya, supongo, cree que los primeros tres capítulos de Génesis, por ejemplo, dan una historia literal... yo nunca he entendido cómo alguien leyéndolos con ojos abiertos podría pensar que son literales.[5] Westcott y Hort eran evolucionistas que negaron la historia de la creación en Génesis.

Hort llamó a la doctrina de la expiación de Cristo "inmoral". Él escribió: Estoy de acuerdo completamente con su creencia acerca de la expiación, por muchos años yo he creído que la unión absoluta del cristiano (o del hombre) con Cristo mismo es la verdad espiritual del cual la doctrina popular de la sustitución es una falsificación inmoral y material.[6] Por llamar a la doctrina de la expiación de Cristo una "falsificación inmoral" sabemos que Hort no era una persona que creía en la doctrina bíblica de la salvación.

Westcott no creía en la salvación bíblica, sino en la salvación universal. En su comentario de Hebreos 2:8-9, él escribió: "El fruto de su obra es universal".[7] ¿Es verdad lo que enseñaba Westcott, que todos serán salvos? No, la doctrina bíblica de la salvación muestra que solo los que reciben la salvación por fe en Cristo serán salvos. Westcott muestra más de sus creencias equivocadas en cuanto a la salvación en su comentario de Juan 15:8. Allá él escribió: "Un cristiano nunca 'es' sino que siempre 'está en el proceso de ser' un cristiano".[8] La enseñanza de que el cristiano no puede saber que es salvo es una herejía y una falsa doctrina (1 Juan 5:12-13).

Westcott también negó la realidad del cielo. En su comentario de Juan 1:18 él dijo: "El seno del Padre (como el cielo) es un estado, no un lugar".[9] Este es un error grave porque la Biblia enseña que el cielo es definitivamente un lugar. Cristo dijo que Él iba a preparar un lugar para nosotros, no un estado (Juan 14:2). La Biblia es muy clara en cuanto a la realidad del cielo. Las creencias de Westcott en cuanto a la doctrina del cielo no eran otra cosa que herejías.

Hay muchos otros ejemplos que muestran las herejías de Westcott y Hort. Libros enteros han sido escritos acerca de este tema. El punto principal es que no eran hombres confiables, y los cristianos no deben darles a ellos (ni a ningún hombre) la autoridad de cambiar la Biblia que ha sido usada desde el tiempo de las iglesias primitivas.


Las actividades ocultas de Westcott y Hort

En adición a sus herejías doctrinales, hay evidencia fuerte de sus propias escrituras que Westcott y Hort estaban involucrados en actividades ocultas al mismo tiempo que estaban preparando el Texto Crítico. La evidencia que será presentada aquí muestra la influencia satánica en estos dos hombres que cambiaron el texto que ya es usado en casi todas las traducciones modernas.

Hort dijo en una carta: Westcott y yo hemos empezado una sociedad para la investigación de fantasmas y toda apariencia y efecto sobrenatural, por creer que tales cosas sí existen... Westcott está preparando un horario de preguntas... nuestro nombre temporal es "the Ghostly Guild" (comunidad de fantasmas).[10] El Dr. Sorenson nota que este club, que ellos organizaron para investigar actividad oculta, fue organizado por Westcott y Hort en la Universidad Cambridge el mismo año que ellos empezaron a trabajar en su texto griego. Ellos continuaron en este club por diez años.[11]


Hoy en día "the Ghostly Guild" está registrada en la Enciclopedia de Ocultismo y Parasicología como una organización en la cual sus miembros relataron sus experiencias personales con fantasmas.[12] En las palabras de Westcott, este club investigaba actividades sobrenaturales de "seres de un mundo invisible" que se manifestaron de "maneras extraordinarias".[13] Westcott pidió a otros que si habían tenido experiencias sobrenaturales, debían pasarle la información, y así su club podía investigar. Su referencia de "seres" que "se manifiestan en maneras extraordinarias" parece referir a sesiones espiritistas.


El hijo de Westcott habló también acera de la devoción de su padre a estas actividades ocultas. Él escribió: Él (Westcott) se dedicó con ardor durante su último año en Cambridge, a dos sociedades nuevas. Una de estas era "the Ghostly Guild" (comunidad de fantasmas)... que fue establecida para la investigación de toda apariencia y efecto sobrenatural. Westcott fue un líder en sus reuniones y su boletín fue escrito originalmente por él.[14] Su hijo también dijo en una carta que su padre tenía "fe en el Espiritismo".[15]

Hort temía a que sus actividades ocultas fueran descubiertas afectando la recepción y las ventas de su texto griego. Hort escribió: También, y esto puede ser cobardía, tengo el deseo que nuestro texto sea publicado antes de que trabajemos con asuntos que con toda probabilidad causará que nosotros seamos vistos con sospecha. Pues, un texto, publicado por hombres ya conocidos por lo que sin duda será tratado como herejía peligrosa, tendrán grandes dificultades para alcanzar regiones que podría lograr si no fuera por estas alarmas.[16] El señor Hort estuvo en lo correcto en asumir que su actividad en el ocultismo causaría alarma, sí, ha causado alarma a muchos de nosotros.

En las cartas de Westcott, otro club oculto también se menciona que fue organizado por Westcott. Este club se llamaba "Hermes" y tenía reuniones cada semana.[17] El Dr. Sorenson menciona un libro secular (The Founders of Psychical Research p90-91) que cita una carta entre miembros de este club que hace referencia a relaciones homosexuales entre sus miembros. Otra carta de un miembro de este club dice que el homosexualismo no era infrecuente en este grupo. No hay evidencia de que Westcott y Hort participaron en estas actividades, pero sí eran miembros y fundadores de un club que lo hizo.[18] La evidencia muestra que mientras que prepararon su texto griego, estaban siendo influenciados por espíritus malvados a través de sus actividades ocultas.


Hoy en día, los que apoyan el Texto Crítico dicen que Westcott y Hort eran cristianos piadosos quienes dieron al mundo una Biblia mejor. La verdad es que estos hombres eran herejes que practicaban el ocultismo. Ellos aborrecieron la Biblia tradicional, rechazaron muchas doctrinas ortodoxas de la fe, y produjeron un texto griego corrupto que el diablo ha usado para engañar a billones. La Biblia nos da una advertencia fuerte acerca de estos engaños del diablo. 1 Timoteo 4:1 dice: "Pero el Espíritu dice expresamente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios". La evidencia es fuerte, el Texto Crítico y sus traducciones contienen corrupciones que vienen del diablo mismo.

[1] David H. Sorenson, Touch not the Unclean Thing, 105. [2] Arthur Fenton Hort y Fenton John Anthony Hort, Life and Letters of Fenton John Anthony Hort, vol. 1, (London; New York: Macmillan and Co., Ltd.; Macmillan & Co., 1896), 400. [3] Ibid, 211. [4] Ibid. [5] D. A. Waite, The Theological Heresies of Westcott and Hort, (Collingswood, NJ, The Bible for Today, Inc., 1979), 4. [6] Ibid, 5. [7] Ibid, 22. [8] Ibid, 23. [9] Ibid, 19. [10] Arthur Fenton Hort y Fenton John Anthony Hort, Life and Letters of Fenton John Anthony Hort, vol. 1, 211. [11] David H. Sorenson, Touch not the Unclean Thing, 172. [12] Ibid. 177. [13] Arthur Westcott, Life and Letters of Brooke Foss Westcott, (London: MacMillan & Co., 1903), vol. 1, p.117-118. [14] Ibid, 117. [15] Ibid, 119. [16] Arthur Fenton Hort y Fenton John Anthony Hort, Life and Letters of Fenton John Anthony Hort, vol. 1, 445. [17] Arthur Westcott, Life and Letters of Brooke Foss Westcott, 147. [18] David H. Sorenson, Touch not the Unclean Thing, 175.

34 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page