En Cuanto a Daniel 3:25

Por el Dr. Humberto Gómez

Dan 3:25 Respondió él y dijo: He aquí yo veo cuatro varones sueltos, que se pasean en medio del fuego, y ningún daño hay en ellos; y el parecer del cuarto es semejante al Hijo de Dios. RVG


Innegablemente que la cuarta persona era el pre-encarnado, siempre existente HIJO DE DIOS.

La palabra aramea <elahh> aparece en 78 versículos y un total de 95 veces; se encuentra solo en tres libros de la Biblia (Esdras, Jeremías y Daniel) que fueron escritos durante el tiempo de la cautividad en Persia donde el idioma predominante era el arameo, llamado también caldeo y siriaco.


La palabra <elahh> puede ser correctamente traducida de tres diferentes maneras; 1 Dios, 2 dios, 3 dioses, y esto de acuerdo al contexto.


Cuando se hace referencia al Dios verdadero debe ser traducida en singular y con “D” mayúscula. Cuando se hace referencia a un dios o dioses falsos debe ser traducida con “d” minúscula.


También cuando se utiliza para referirse al único Dios Verdadero, comúnmente se añade algún calificativo para dejar claro que no se refiere a cualquier dios. Es así como nos habla del Dios de Israel o el Dios del Cielo, o el Dios de Jerusalén, o la casa de Dios.


77 veces es traducida “Dios” haciendo referencia al Dios verdadero.

18 veces es traducida “dioses” y 2 veces “dios” en referencia a dioses falsos.


Solo en un versículo Dn 3:25 refiriéndose al Dios verdadero es traducida, dioses que por supuesto es incorrecto.


El argumento de que Nabucodonosor era un rey inconverso politeísta y por lo tanto no tenía la capacidad de distinguir entre sus dioses y el Dios verdadero es un argumento que no tiene ninguna validez, y el siguiente versículo le demuestra:


Dan 2:47 El rey habló a Daniel, y dijo: Ciertamente que el Dios<'elahh> vuestro es Dios <'elahh> de dioses <'elahh>, y Señor de los reyes, y el que revela los misterios, pues pudiste revelar este misterio.


Aquí podemos ver que Nabucodonosor creía en sus dioses pero tenía conocimiento de quién era el Dios del cielo, el Dios de los hebreos.


Los jóvenes hebreos ya tenían tiempo allí y habían dado testimonio del Dios verdadero. Los hombres sabios del oriente (los reyes magos) venían precisamente de la tierra de los caldeos. ¿De dónde sabían que el Hijo de Dios, el Rey de los judíos había nacido?


Además, Nabucodonosor no escribió el libro de Daniel, ni tampoco lo tradujo.


También cuando se hace una traducción, se utiliza y tiene mucho peso “la ley de la primera mención:”


La primera mención de esta palabra está en


Esd 4:24 Entonces cesó la obra de la casa de Dios, <'elahh> que estaba en Jerusalén. Y cesó hasta el año segundo del reinado de Darío rey de Persia.


Y puedo añadir la última mención de esta palabra.

Dan 6:26 De parte mía es puesta ordenanza, que en todo el señorío de mi reino todos teman y tiemblen ante la presencia del Dios, <'elahh> de Daniel; porque Él es el Dios <'elahh> viviente y permanece por la eternidad, y su reino no será destruido, y su señorío permanecerá hasta el fin.


¿Porque pienso que en algunos casos (no muchos) la Biblia King James tiene una mejor traducción?


No, no es malinchismo. Recordemos que Casiodoro de Reina aunque era un gran erudito en los idiomas originales hizo su traducción a solas, y cuando huía de una diabólica inquisición; andando a salto de mata, cargando grandes bultos de pergaminos. Tanto Casiodoro como Cipriano arriesgaron su vida para darnos la Palabra de Dios en español y es digno de admiración el hecho de que Reina y Valera estuvieron muy cercas de alcanzar la perfección


Por el contrario la traducción en inglés fue hecha por un grupo de algunos 50 hombres eruditos, quienes hicieron su trabajo dentro del palacio, bajo la protección del rey y podían consultar entre ellos.


La Biblia de Génova 1560 mucho antes de la KJV y La RV la tradujo Hijo de Dios.


He answered and said, Lo, I see four men loose, walking in the midst of the fire, and they have no hurt; and the form of the fourth is like the {k} Son of God. Génova 1560


Dan 3:25 Respondió él y dijo: He aquí yo veo cuatro varones sueltos, que se pasean en medio del fuego, y ningún daño hay en ellos; y el parecer del cuarto es semejante al Hijo de Dios. RVG


Humberto Gómez Caballero

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo